Noticia ampliada
   Tras fuerte desafío gremial, un juez rechazó detener a Pablo Moyano
El cronista - 17/10/2018
El líder sindical celebró el fallo como una victoria personal frente al Ejecutivo, al que acusa de perseguirlo. El juez rechazó los cargos contra Pablo por asociación ilícita Imagen de ELIZABETH PEGER Por ELIZABETH PEGER ? ? ? ? 0 ?

 

Apenas había transcurrido sin mayores novedades la audiencia con las empresas del transporte de cargas cuando Hugo Moyano recibió la noticia que le alegró el día. El de juez de garantías de Avellaneda Luis Carzoglio había rechazado minutos antes el pedido de detención de su hijo y número dos del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, actualmente de viaje en Singapur, por el supuesto delito de asociación ilícita vinculada a negocios del Club Atlético Independiente, del cual es vicepresidente. La decisión judicial se conoció después de la fuerte ofensiva que Moyano padre desplegó en los últimos días y que sumó el respaldo de todas las vertientes del sindicalismo, incluida la CGT, que hizo eje en la acusación de una presunta "persecución" del Gobierno contra todo el espacio gremial y en la amenaza de disponer un nuevo paro general para enfrentar a la Casa Rosada.

En su sentencia, que en buena medida confirmó los rumores que habían circulado durante el fin de semana largo, el juez Carzoglio rechazó el pedido de detención formulado por el fiscal de Lomas de Zamora Sebastián Scalera al considerar que "no puede involucrarse" al Pablo Moyano "en asociación alguna de individuos para cometer delitos y menos en carácter de Jefe". El magistrado indicó, además, que "las presuntas acciones y conductas de Moyano de ningún modo, y por el momento, pueden considerarse abarcadas" en los delitos que "se le pretenden endilgar".

Posteriormente, en declaraciones periodísticas, Carzoglio aseguró ser "imparcial" y negó que su decisión esté vinculada a las amenazas de protestas del gremio. "No me van a correr con los aprietes", sostuvo y, tras afirmar que su familia recibió "amenazas de muerte", denunció la existencia de una presunta operación mediática en su contra. En esa línea, apuntó contra la Procuración de la Provincia de Buenos Aires, a cargo de Julio Conte Grand, y contra la Fiscalía de Lomas de Zamora, donde Scalera es fiscal general adjunto, al acusarlos de filtrar sus datos personales y la resolución que rechazó la detención de Moyano antes de que él la hiciera pública.

Rodeado por una multitud de afiliados frente a la sede de la cartera laboral de la calle Callao, Moyano improvisó un festejo apenas trascendió el fallo de Carzoglio. Celebró allí que "el juez se la bancó y tuvo la suficiente grandeza para no aflojar ante las presiones que recibió de todos los funcionarios", en clara referencia a sus acusaciones contra las supuestas maniobras del oficialismo en la causa. Renovó así, y con mayor dureza, sus cuestionamientos a la gestión de Macri, a la que acusó de "gorila". "Es un gobierno gorila, que no tiene sensibilidad para nada. No le interesa el hombre de trabajo. Son los instrumentos del FMI, es un gobierno payasesco", lanzó el líder sindical. Y, acto seguido, anunció que diversos sectores sindicales se movilizarán mañana hacia el aeropuerto de Ezeiza para acompañar la llegada de Pablo Moyano tras su viaje a Singapur.

Elizabeth Peger

 
volver