Noticia ampliada
   Proyectan que las inundaciones dejarán pérdidas millonarias
El cronista - 15/01/2019
El año arrancó con precipitaciones muy por encima de lo normal en siete provincias, que derivaron en grandes inundaciones. El clima adverso seguirá al menos esta semana

 

El norte de Santa Fe, Chaco, gran parte de Corrientes y Entre Ríos se encuentran seriamente afectadas por inundaciones que no solo dejaron miles de evacuados sino que ponen en serio riesgo la actividad agropecuaria.

Es que la primera quincena de enero se va yendo con lluvias inéditas, tanto por volumen, cobertura y frecuencia, y los pronósticos no son alentadores: al menos se esperan nuevas precipitaciones para esta semana, incluso con tormentas muy severas a partir del jueves que complicarán más el panorama.

Siete provincias (Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos, y al 70% de Buenos Aires) se vieron envueltas casi por completo por acumulados mayores a 100 milímetros en apenas 14 días, reportó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

La situación es peor en el este Santiago del Estero, norte y oeste de Santa Fe, norte entrerriano y gran parte de Corrientes, donde las lluvias de 14 días superaron los 250 mm. Por caso, Reconquista (Santa Fe) acumuló 292 milímetros; La Paz (Entre Ríos) 310 milímetros; Paso de los Libres (Corrientes), 468 mm; Resistencia (Chaco), 424 mm; o Mercedes (Corrientes), 407 milímetros.

Desde las entidades rurales, instituciones sectoriales y distintas oficinas se encuentran monitoreando la situación casi minuto a minuto. Recalcan que es imposible de momento cuantificar los daños económicos del fenómeno, dado que "el agua no permite ni siquiera ingresar a los lotes".

"Es muy pronto para hacer una evaluación económica del impacto que esto va a tener porque, entre otras cosas, aún sigue lloviendo. Lo que sí podemos saber que todas las producciones están afectadas. La agrícola tiene los campos inundados, por el lado de las producción ganadera lo que estamos viendo en que están quedando muy pocas zonas altas para poder llevar el ganado, explicó a El Cronista un asesor del gobernador de Corrientes.

Por efecto de las lluvias, la BCR recortó por segunda semana consecutiva su estimación de área total sembrada con soja: ahora bajó 200.000 hectáreas por lo que espera que la oleaginosa cubra 18,6 millones de hectáreas en total. Además, alertó que las lluvias hicieron que 2,2 millones de hectáreas implantadas con soja esten en condiciones regulares a malas, de las cuales 500.000 hectáreas están muy comprometidas por excesos hídricos.

"Sin tregua y con 4 días por delante que pueden ser muy complicados por nuevas descargas, las lluvias impiden concretar siembras y resiembras, aparte de que arrasaron con lotes implantados en el norte argentino", planteó Cristian Russo, de la Guía Estratégica del Agro (GEA) de la BCR.

Hoy habrá una reunión del Comité de Emergencia en Santa Fe, donde los productores rurales pedirán que se declare la emergencia hasta el otoño de 2020, cuando se verán las consecuencias del desastre actual. También buscarán exenciones, diferimientos y postergación de créditos sin interés para más adelante.

En Santiago del Estero, en tanto, al recorte del área de soja, se suma que el 50% del área con girasol no fue cosechada y no se logrará cosechar, dado que las plantas se pudrieron por los excesos hídricos.

En tanto, en Corrientes, el gobernador Gustavo Valdés hizo ayer un relevamiento aéreo del estado de situación. "Estamos teniendo muchos problemas en el interior de la provincia en donde los arroyos y lagunas se desbordaron. Tenemos gente aislada que no puede salir de sus casas ni de sus zonas de residencia porque el agua los rodea", comentaron desde el entorno del mandatario.

Paula López

 
volver